La Vida se trata de Tu Actitud

“Por eso me dio miedo, y escondí el dinero bajo tierra. Aquí le devuelvo exactamente sus mil monedas(talento).”

Mateo 25:25 (Biblia TLA)

En una ocasión Jesús estaba predicándoles a sus discípulos, y les contaba una parábola sobre los talentos(dinero). Esta historia está registrada en el evangelio según Mateo, capítulo 25 y abarca los versículos 14 hasta el 30. Si no lo quieres leer, te contaré el resumen de tal historia.

Un hombre decidió salir de viaje y encargó su dinero a 3 empleados. Él conocía muy bien sus capacidades y por eso a uno le dio 5mil monedas, a otro 2mil monedas y al tercero le dio mil monedas, luego se fue de viaje. Al cabo de un tiempo volvió para arreglar cuentas con sus empleados. Al primero que tenía 5mil logró conseguir 5mil más y el hombre lo felicitó y le dijo que se podía confiar en él. Al otro que tenía 2mil logró conseguir 2mil adicional, y le dijo lo mismo que al primero. Pero cuando fue al tercer empleado, este le dijo que tuvo miedo por lo exigente que era el hombre así que escondió su dinero y que se lo daba de vuelta. El señor enojado, lo amonesta y lo desecha.

Tanto el hombre como el tercer siervo se conocían muy bien, el hombre conocía las capacidades del siervo para hacer la encomienda y el siervo conocía el carácter del hombre, ¿entonces que pasó?. La actitud que decidió tomar en ese momento condenó sus acciones en lugar de enfocar sus acciones.

Dios trabaja con nosotros en función a nuestras aptitudes(habilidades), y el realmente nos conoce de tal forma que sabe hasta que punto nuestras habilidades no pueden llegar o puede hacer falta mejorarlas luego. Pero queda de nuestra parte trabajar nuestra “actitud” ante las situaciones adversas o ventajosas.

Al igual como ese hombre conocía a cada uno de sus siervos, Dios también conoce a cada uno de sus hijos. Entonces muchas veces nuestro problema no es la nuestra aptitud sino nuestra actitud ante las situaciones.

Entonces, ¿Que es la actitud?, ¿como funciona la actitud? y ¿que debo saber sobre la actitud?. Según el diccionario, la actitud está definida como la forma de pensar de un individuo y el comportamiento que emplea para hacer las cosas. Entre otras definiciones que pueden aclarar mejor este concepto están la de R. Jeffress: “La actitud es nuestra respuesta emocional y mental a las circunstancias de la vida”; según W.I. Thomas y F. Znaniecki: “Es la tendencia del individuo a reaccionar, ya sea positiva o negativamente, a cierto valor social”; también según Jack H. Curtis: “Las actitudes son predisposiciones a obrar, percibir, pensar y sentir en relación a los objetos y personas”; y para finalizar, según John C. Maxwell: “La actitud es un sentimiento interior expresado en la conducta”.

Ahora bien, podemos establecer que la actitud está constituida por pensamientos y emociones:

  • Las emociones juegan un papel importante, ya que representa una fuerza impulsora de la actitud.
  • El pensamiento juega un papel importante. Es el encargado de conducir las emociones en una dirección determinada. Es el que “debe” que marca una guía y controla las emociones.

La combinación correcta de ambos factores en la actitud es fundamental para poder ver las cosas de una manera ventajosa. En la vida cristiana, dejamos que muchas veces las emociones tomen el lugar del pensamiento, por lo que solo tendríamos una fuerza para hacer las cosas por Dios pero sin saber que haríamos o para que lo haremos. Es ahí donde adoramos a un Dios que no conocemos, pero lo hacemos sólo porque me emociono al ver a mis amigos o a la familia hacerlo. Pero cuando damos el lugar que merece los pensamientos ahí comprendemos que debemos hacer primero y nos enfocamos en las cosas de Dios y no es las emociones.

“Debemos aprender a usar nuestras emociones para pensar y no a pensar con nuestras emociones.”

Cuando Dios dice que lo amemos con todo el corazón se refiere a esa emoción hacia él, pero también dice: con toda tu mente, lo que quiere decir que tengamos convicción y conocimiento de su plenitud y gloria. Debemos relacionar adecuadamente nuestro corazón  nuestra mente para amar a Dios con emoción y con conocimiento. Es muy difícil enfocar nuestra fe en un dios que no conocemos, pero cuando usamos nuestros pensamientos en Dios y lo conocemos a través de Jesucristo, entonces podemos colocar nuestra fe en un Dios que todo lo puede, lleno de misericordia y el único que nos puede salvar.

Entonces, ¿que debo saber para manejar mis pensamientos a Dios?. El pensamiento está estructurado por dos factores que podemos manejar con más facilidad, estos son el enfoque y el prejuicio.

  • El prejuicio consiste en criticar de forma positiva o negativa una situación o una persona sin tener suficientes elementos previos. En el campo de la psicología, es el modo en el que “vemos la realidad.”
  • El enfoque es el que guía nuestro pensamiento, ya que se encarga de darle un sentido y dirección.

El prejuicio crea límites en nuestra vida, en cambio el enfoque crea un camino a seguir, entonces todos nuestros pensamientos se van guiando por ese enfoque. Si dejas que tus prejuicios dominen tu forma de pesar, simplemente evitarás situaciones, personas, pensamientos, etc. y nunca llegarás a un punto fijo para tus ideas y pensamientos. En cambio si tienes un enfoque, te darás cuenta que muchas de las cosas que hacías o haces no mejoran o afecta tu enfoque y entonces lo desecharás. El tener prejuicios son una amenaza aún mayor cuando somos ignorantes de tal situación, persona, etc. ya que el desconocimiento de tal cosa afecta en gran manera nuestros prejuicios.

“De nada te sirve estar huyendo por tener prejuicios, pero sacarás mucho provecho en tu vida si te propones mentas y te enfocas en ellas.”

En la vida cristiana, no deberías tener prejuicios sobre tu iglesia, familia, amigos, líderes, pastores, etc. en lugar de ello, es mejor que pongas un enfoque hacia un mejor futuro para tu iglesia, familia, amigos, líderes, pastores, etc. Una oración con prejuicios solo hará que te canses, te distraigas e incluso que te desanimes, pero una oración enfocada en una respuesta por parte de Dios desarrolla una fe que va creciendo cada vez mas. Con una predicación con prejuicios, solo hablarás mal de otros, desconfiarás de ti mismo y puede que dudes del poder de Dios, en cambio cuando enfocamos una predica en una enseñanza a quienes lo necesitan, es seguro que esa semilla llegará a tales personas.

El problema del tercer siervo no fue su aptitud, sino su forma de ver las cosas, el enfoque que tenía de su realidad, los conocimientos que tenía o carecía, sus emociones, sus pensamientos, etc. En fin, su problema era su actitud. En el momento que pensó: “me dio miedo, y…”. Vemos que se basó en sus emociones y no supo aprovechar o cambiar ese miedo para su provecho. Pero luego de haber dicho eso, fue que hizo algo, pero condenó sus acciones por esa emoción.

Anuncios

Un Joven Llamado Elihú

Diferencia entre lo que decimos y lo que hacemos

Entre las tantas cosas que podemos hacer como humanos, están dos que son las que afectan a los demás. Estás son lo que decimos y lo que hacemos, que independientemente si están relacionadas o no, pueden afectar la vida de otros en poca o gran manera. Lo que hacemos en nuestras vidas muestra nuestra capacidad, es decir, aquello que podemos hacer o estamos dispuestos a hacer. El regalar, crear, destruir, cambiar, etc. son cosas que afectan físicamente nuestro entorno pero carecemos de la capacidad de saber el motivo o la razón de tales actos.

En cambio, aquello que decimos refleja lo que somos por dentro, hablo de nuestra integridad, moral, espiritualidad, santidad, comunión con Dios, pecados, etc. y todo eso solamente por nuestra forma de hablar y de expresarnos. Lo que decimos vendría siendo como una ventana en nuestra alma, y así es como podemos conocer mejor a una persona. A demás, las cosas que decimos pueden tener mas impacto social que las que podemos hacer. Como dice un viejo refrán: “Si le das un pez a un hombre, comerá por un día; pero si le enseñas a pescar, comerá para toda su vida”. Entonces si queremos llevar sabiduría, solo necesitamos decirlo, ya sea de forma oral o escrita.

Participación de Elihú

Un joven llamado Elihú aparece en medio de una discusión entre Job y sus 3 amigos, sobre su difícil situación económica, familiar, social, espiritual y con problemas de salud. Job afirmaba ser inocente acusando a Dios de injusto por sus males y sus amigos trataban de explicarle porqué pasaba tales sufrimientos. Cuando los tres amigos de Job se cansaron de hablar con él, ya que ninguno consiguió aclararle lo que pasada, interviene un joven con una participación increíblemente efectiva, concisa y precisa hacia Job y sus amigos.

Esta participación es una de las más increíbles conversaciones que se encuentran en toda la biblia, y personalmente me siento muy identificado con ello, ya que muestra la firmeza, sabiduría, paciencia, humildad, enfoque, etc. de un joven creyente. No es lo que hace, sino lo que dice, que muestra ciertas actitudes que merecen admiración y que son propias de todo un joven creyente.

Esta conversación entre Elihú y Job, está escrita en el libro de Job, empezando por el capitulo 32 hasta el capitulo 37. La forma de escritura de aquellos tiempos comparada con la de hoy en día es un poco difícil de comprender con claridad, así te recomiendo que leas estos capítulos usando una biblia traducida al lenguaje actual (TLA), la puedes conseguir por Internet, y una vez que termines de leerlo continuamos con este artículo.

A medida que desglosemos esta conversación notaremos ciertos aspectos de la vida de este joven, empezando de la siguiente manera:

Respeto

“No me sentía muy seguro de decir lo que pienso porque soy muy joven y ustedes son mayores de edad. Me pareció que era mejor dejar que hablara la experiencia, y que la gente de más edad se luciera con su sabiduría.”

(Job 32:6-7) “Biblia TLA”

Este joven, reconoce la sabiduría de otros y por tanto respetaba la opinión de aquellas personas que dicen ser sabios. Con esta frase vemos como el respeto a los demás es esencial para la vida de un cristiano. No escatimó su condición de ser joven como prejuicio de poca sabiduría cuando dice en los versículos 8-9: “Sin embargo, no depende de la edad entender lo que es justo; no son los muchos años los que dan sabiduría.(TLA)”. A veces creemos que mientras más edad mayor sabiduría, y aunque es cierto, la edad no es un requisito para ser sabio. El tener más edad es evidencia de mayor experiencia y no de mayor sabiduría.

– Paciencia

“Mientras ustedes hablaban y buscaban las mejores palabras, yo me propuse esperar y escuchar lo que tenían que decir. “

(Job 32:11) “Biblia TLA”

Las palabras claves en este versículo yacen en que Elihú “esperó y escuchó” lo que ellos tenían que decir. Muchas veces nos equivocamos a creer que mientras más hablemos, mayor conocimiento tenemos, por lo tanto tenemos la razón. Se puede aprender mucho de personas que hablan poco y muy poco de aquellas que les gusta hablar por hablar.

– Enfoque y Concentración

“Les presté toda mi atención. Pero ninguno de ustedes ha sabido responder a las explicaciones de Job.”

(Job 32:12) “Biblia TLA”

De nada sirve hablar mucho sobre un tema si realmente no puedes explicarte. Una frase que escuché hace mucho tiempo dice: “Si vas a predicar piensa como Twitter, si no lo puedes decir en pocas palabras, ni lo intentes en muchas”. De todo lo que hablaron este joven supo que ninguno respondió a las explicaciones de Job, porque les estaba prestando toda su atención y supo llevar un hilo de coherencia en tales conversaciones. No es lo mismo oír que escuchar. Todo lo que nos llega al oído, lo definimos como aquello que oímos, pero aquello en lo que nos enfocamos y entendemos es aquello que escuchamos. Es decir que Elihú no estaba pasando por ahí y los oyó como cuando escuchas un río a la distancia, este joven escuchó y preparó lo que tenía que decir.

– Humildad

“No voy a tomar partido ni a favorecer a nadie, pues no me gustan los halagos; si así lo hiciera, Dios me castigaría.”

(Job 32:21-22) “Biblia TLA”

“A los ojos de Dios, tú y yo somos iguales; estamos hechos de barro. Así que no te alarmes, pues no soy mejor que tú”

(Job 33:6-7) “Biblia TLA”

Este aspecto es vital para toda persona en su vida personal. Porque tengas la razón no te convierte en alguien mayor que los demás. No somos mejores que otros, solo hacemos cosas distintas a ellos, pero todos somos iguales y al polvo volvemos en nuestra muerte, seas rico o pobre, sabio o necio. La humildad permite que crezcas y el orgullo lo impide.

– Sinceridad

“Cada una de mis palabras nace de un corazón sincero”

(Job 33:3) “Biblia TLA”

Según el diccionario, la sinceridad es la cualidad de la persona que dice la “verdad”. De nada sirve convencer a otros de tu punto de vista si dices mentiras. Este joven exhorta a Job mediante la verdad, y para tener la verdad debes tener conocimientos de esta.

– Argumento y Conocimiento

“Si puedes responderme, estoy listo para discutir”

(Job 33:5) “Biblia TLA”

Aun cuando sabía que Job era una persona sabia, este joven conocía muy bien a Dios y no importa lo que él dijera, él estaba listo para confrontar y aprender. Si queremos cambiar la forma de pensar de otros, debemos prepararnos con conocimientos y argumentos válidos para enseñar y aprender, no te limites solo porque hables con gente mayor, el principio de la sabiduría es el temor a Dios. Pero ten la humildad de aceptar que te enseñen, este joven estaba dispuesto a exhortarlo pero también a aprender de Job.

– Sabiduría

“Pero si tienes algo que decir, no te quedes con las ganas; me gustaría saber que eres inocente. Si no tienes nada que decir, escúchame en silencio; yo te enseñaré a ser sabio.”

(Job 33:32-33) “Biblia TLA”

Una frase vino a mi mente cuando leí estos versículos: “¿Cuando una persona deja de ser sabio? – Cuando cree que es lo suficientemente sabio como dejar de aprender. La frase: “me gustaría saber que eres inocente…” demuestra como aún con tener la razón no estamos exentos de equivocarnos. La sabiduría es tanto lo que tienes como lo puedes llegar a aprender. Para aquellos que creen que no pueden enseñar a gente mayor en su iglesia, les recuerdo que Elihú le enseñó ser sabio a Job.

– Determinación

“A ustedes, los sabios, y a ustedes, los inteligentes, les ruego que me presten atención. Si podemos distinguir los sabores, podemos distinguir las palabras. Así que examinemos este caso, y veamos quién tiene la razón.”

(Job 34:2-4) “Biblia TLA”

Su enfoque era responderle a Job por lo que pasaba. Y los unió a todos en una misma conversación para poder llevar tal mensaje. Una persona determinada puede lograr muchas cosas en esta vida, si continuamos leyendo este capítulo vemos la firmeza de sus palabras para poder expresarse.

– Seguridad

“Mi creador actúa con justicia; toda mi sabiduría viene de él,

y te lo voy a demostrar. Te aseguro que no miento; ¡si buscas un sabio, aquí me tienes!”

(Job 36:3-4) “Biblia TLA”

Dos palabras resaltan en estos versículos: “demostrar” y “asegurar”. Cuando lo leí pude sentir la firmeza y la convicción de sus palabras (debió haber sido increíble estar ahí para escuchar esas frases), demuestra una seguridad en lo que dice. Si vamos a hablar debemos estar seguros de lo que decimos, si titubeamos es muy probable que vayamos a fracasar, y si lo intentamos con firmeza es probable que también fracasemos, pero aprendemos poco a poco a estar seguros de lo que decimos. Para estar “seguro” de algo debes estar “convencido” de que lo crees.

– Auto-Conocimiento

“Soy tan ignorante que no sé qué decirle a Dios; enséñame cómo responderle. Yo ni me atrevo a hablarle, pues podría perder la vida.”

(Job 37:19-20) “Biblia TLA”

Simplemente hay que aprender a conocerse y a reconocer en qué somos débiles, porque así es como podemos ser mejores personas. Un necio es también un sabio que se considera sabio. Si conoces tus virtudes, talentos y capacidades, puedes llegar a convertirte en una increíble persona que pueda afectar la vida de otros para bien e inclusive cambiar a toda una nación. Elihú a pesar de su sabiduría, reconoce, con su misma firmeza al hablar, que es un “ignorante”, ya que nadie lo puede saber todo excepto Dios.

Un Ejemplo de Un Joven Cristiano

Mediante esta larga conversación que tuvo Elihú con Job y sus amigos, que incluye 4 participaciones consecutivas sin contradicciones, podemos notar y aprender, solamente por su forma de hablar, un gran ejemplo para jóvenes creyentes. Recuerda que lo que somos eso mismo podemos decir.

A veces como jóvenes nos limitamos a decir ciertas cosas a gente mayor o a quienes consideramos sabios, por el miedo al que dirán. Olvida ese miedo aprende como Elihú que con paciencia, humildad, respeto, seguridad y determinación logra enseñarle algo a Job. De todo este tema, un aspecto que jamás debe olvidarse es el que más resalta en todo, la “humildad”.

Recuerda que aquello que dices es un reflejo de lo que eres por dentro y muchas de tus aptitudes se ven expresadas en tu forma de hablar. Tener auto-conocimiento implica verte a ti mismo y reconocer tus fallas y virtudes.

¿Como es tu actitud cuando hablas con otras personas?, ¿eres capaz de reflejar estas aptitudes cuando hablas?

Recuerda este famoso dicho:

“Nunca hables mas de la cuenta, ni menos de lo necesario”

La Gran Muralla

Hace varios días atrás estuve leyendo la historia sobre la gran muralla china y la relacioné con algunos aspectos que muchos cristianos tenemos en común, en el que creamos una especie de muralla para “protegernos” de ataques del “mundo”, o al menos eso creemos. Para empezar, y para los que no saben, les contaré brevemente la historia de la gran muralla china y la razón de su creación.

La construcción de la Gran Muralla China fue ordenada por el Emperador Qin, durante la dinastía del mismo nombre, para defender a su reino contra las tribus nómades merodeadoras; y continuó a través de las sucesivas dinastías chinas. Contrario a lo que puede creerse, su propósito no era tanto el de impedir la entrada a China de las tribus nómades del norte y los manchúes, sino el de evitar que robaran propiedades y escaparan de China.

Después de la formación de la Dinastía Qing, la muralla no tuvo ningún uso funcional, ya que el país se encontraba entonces gobernado por la misma gente a la cual se quería mantener alejada con la constucción del muro. Entonces, se convirtió en una fuente de materiales de construcción para las aldeas y pueblos cercanos, que contribuyeron a su deterioro y destrucción.

Entonces, la gran muralla china realmente no evitó que entrasen los enemigos de china por el norte, ya que muchos pagaban a los vigilantes para que los dejara pasar, y después su función cambió y se volvió para otros beneficios en lugar de la protección de la nación. Pero, ¿cómo lo relacionamos con aspectos cristianos?. En nuestra vida “cristiana” luchamos constantemente contra los deseos de la carne, el diablo, tentaciones, etc. pero llega un punto en el que empezamos a crearnos una muralla de ideas propias para “evitar” perder lo que llamamos nuestra salvación.

Por lo general, creamos 3 tipos de murallas, muchos tenemos las tres en conjunto y algunos tenemos solo un tipo de estas tres murallas:

1era Muralla: Una imagen de Dios.

“Dios crea al hombre a su imagen y semejanza, luego el hombre crea un “dios” a su imagen y semejanza.”

Hace poco escuché una predica del pastor Paul Washer titulada “10 acusaciones contra la iglesia”, y decía que lamentablemente muchos cristianos, por no decir la gran mayoría, no conoce realmente a Dios, y por ello se crea como una especie de imagen de Dios para sentir que está mas cerca de Dios, cuando realmente no lo está. Cuando me refiero a una imagen de Dios, no lo digo físicamente sino mentalmente, un dios muy distinto a Jehová, pero un dios fácil que podamos comprender.

Muchas veces no aceptamos las responsabilidades que conlleva el seguir a cristo y obedecer a Dios, y poco a poco nos creamos otra imagen de Dios para nuestra conveniencia y así sentimos que hacemos “¿lo que dios quiere?”. Al no conocer realmente a Dios, nos “tragamos” frases como: “Dios quiere que…“, y no sabemos si es así o no, pero como no conocemos a Dios, creemos que él quiere que hagamos tales cosas; o “Dios te dice que…“, cuando realmente repiten las mismas frases que Dios ha prometido en la biblia, pero como pocos la leen, creen que ellos tienen una palabra fresca y ungida por Dios. “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.” (1era Juan 4:1). Dios tiene un carácter completo, es fuerte y celoso como también es grande en misericordia y en amor a quienes cumplen su voluntad.

2da Muralla: Vivir bajo miedo.

– De ir al infierno: Un miedo es un límite para lograr muchas cosas, a veces tal es el miedo que sentimos que hacemos cosas que normalmente no haríamos o hacemos cosas que no entendemos pero que por miedo lo hacemos. El hacer cosas por Dios, sólo por el miedo de ir al infierno es como hacer las mismas cosas pero de mala manera, es decir, no va a funcionar como debe. Se nos olvida que Jesús murió por nosotros y precisamente él pago la deuda que teníamos y ahora somos salvos, pero ahora nuestros mismos hermanos nos amenazan con ir al infierno si no asistimos a la iglesia, si no hacemos lo que el pastor diga, etc. y empezamos a hacer las cosas no por amor, si no por miedo. Gran error, recuerda: “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.” (1era Juan 4:10). No hagas las cosas para Dios por miedo, sino por amor a Dios. Dios no condena a quien actúa con amor, pero no se que hará quien hace cosas por él por miedo.”El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.” Si tienes amor, tienes a Dios en tu corazón.

– De lo que digan los demás: cuando me refiero a “lo que digan los demás” es con líderes de iglesias, pastores, consejeros, ministros, apóstoles, predicadores, maestros, etc. no nos damos cuenta que ellos NO son Dios, son instrumentos de Dios. Lamentablemente empezamos a vivir para los demás en lugar de vivir para Dios. Quiero que quede claro que No estoy confundiendo respeto y obediencia a pastores y líderes, con vivir para ellos y para sus gustos.

– De aceptar lo que somos: Somos pecadores y nos equivocamos mucho, y lo digo porque nos hacemos una idea para otras personas como predicadores, pastores y líderes en la que los vemos como gente perfecta, y cuando empezamos a ver sus defectos, como todo ser humano los tiene, ahí dejamos de creer lo que dicen. Es por ello que pedir perdón a Dios cada día es importante, porque realmente no sabemos en que vamos a fallar o en que nos vamos a equivocar, pero lo relevante es que Dios cada día nos perdona y nos da nuevas oportunidades para seguir.

Puede traer mucha frustración el no aceptar nuestros defectos, en inclusive colocamos nuestros defectos por encima de nuestras virtudes y es cuando la frustración llega a nuestras vidas y creemos que no podemos hacer algo por Dios. Dios siempre quiere bendecirte, pero debemos prepararnos para recibir tales bendiciones. Jesús se preparó 30 años y sirvió a Dios 3 años, pero fue con excelencia y con amor para con nosotros. El no aceptarnos como somos impide que seamos sinceros con Dios, y confundimos el querer ser agradable con el ser sincero con él, y se nota en nuestras oraciones, que olvidamos decirle las cosas en las que fallamos y empezamos a decirle las cosas que hemos hecho, y por desgracia nuestra oración se convierte en una extensión de nuestro propio egoísmo ante Dios.

3era muralla: El aislamiento religioso.

“Jesús aquí en la tierra no se la pasaba con el mundo, era el mundo que se la pasaba con Jesús.”

Lo que yo defino como aislamiento religioso, es el encierro mental y espiritual en un mundo que para nuestra idea es más “seguro” y fuera de cualquier cosa o pensamiento que pueda alterarla. Ahora bien, ¿por qué ocurre eso?. La razón podrían ser 2 aspectos en nuestra vida:

– Iluminar o contagiarse: Profesamos ser victoriosos en Cristo, y que el enemigo está en nuestros pies, pero algunos tienen una extraña idea de que si salimos al mundo nos contagiaremos de sus pensamientos en lugar de iluminarlos con sabiduría a aquellos que necesitan de Dios; después de decir que todo lo puede en Cristo, no pueden iluminar a otros por miedo a contagiarse de lo, que llaman, “mundano”, entonces se crean un aislamiento en el que sólo “crecen para Dios” y para salvarse ellos mismos, ¿y los demás?. Si estuviesen regalando mucha comida a 2 cuadras de tu casa y te enteras, ¿a quien le dices primero?, a tu mama, papa, hermanos, amigos, familia; y si sabes que en Dios hay paz, tranquilidad, vida, y salvación, ¿a quien le dices primero?. No comentas el error de iluminar en un lugar lleno de luces, ilumina en lugares donde no haya luz. “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;” (Mateo 28:19). Y no te preocupes si te vas a contagiar del mundo, si realmente confías en Dios, eso no va a pasar, recuerda aquel versículo: “…¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!” (Romanos 10:15)

– Inspirar o imponer: La comunicación es como un arte en el que tratamos de convencer a otros sobre nuestro punto de vista, eso dicen muchos estudiosos de la lengua en general, y eso incluye también a predicadores que frente al altar nos traen una palabra nueva cada día de Dios, pero no todos tenemos el talento de convencer a otros o de poder llevar a los demás algunos mensajes de Dios, o lo que yo llamo el talento de inspirar a otros. Entonces personas empiezan, por no pedir ayuda a Dios, con la acción de imponer a otros sus ideas. También por la forma de ser de tal persona, esta evita que otros aspectos alteren su forma de pensar por lo tanto tratan de imponerlo a otros, creando así un aislamiento religioso y evitando las bendiciones para su vida.

Si tienes algunas de estas murallas en tu vida, habla con Dios, y verás como aprenderás a ser un mejor cristiano, aunque no exista el cristiano perfecto, se puede ser lo mejor para Dios. No trates de agradar a Dios con mentiras solo para quedar bien, mejor aún, sé sincero con él. Confía plenamente en él cuando llegues al acantilado de tu caminar, verás que dos cosas pueden pasar, o Dios te sostiene cuando caes o Él te enseña a volar.