La Vida se trata de Tu Actitud

“Por eso me dio miedo, y escondí el dinero bajo tierra. Aquí le devuelvo exactamente sus mil monedas(talento).”

Mateo 25:25 (Biblia TLA)

En una ocasión Jesús estaba predicándoles a sus discípulos, y les contaba una parábola sobre los talentos(dinero). Esta historia está registrada en el evangelio según Mateo, capítulo 25 y abarca los versículos 14 hasta el 30. Si no lo quieres leer, te contaré el resumen de tal historia.

Un hombre decidió salir de viaje y encargó su dinero a 3 empleados. Él conocía muy bien sus capacidades y por eso a uno le dio 5mil monedas, a otro 2mil monedas y al tercero le dio mil monedas, luego se fue de viaje. Al cabo de un tiempo volvió para arreglar cuentas con sus empleados. Al primero que tenía 5mil logró conseguir 5mil más y el hombre lo felicitó y le dijo que se podía confiar en él. Al otro que tenía 2mil logró conseguir 2mil adicional, y le dijo lo mismo que al primero. Pero cuando fue al tercer empleado, este le dijo que tuvo miedo por lo exigente que era el hombre así que escondió su dinero y que se lo daba de vuelta. El señor enojado, lo amonesta y lo desecha.

Tanto el hombre como el tercer siervo se conocían muy bien, el hombre conocía las capacidades del siervo para hacer la encomienda y el siervo conocía el carácter del hombre, ¿entonces que pasó?. La actitud que decidió tomar en ese momento condenó sus acciones en lugar de enfocar sus acciones.

Dios trabaja con nosotros en función a nuestras aptitudes(habilidades), y el realmente nos conoce de tal forma que sabe hasta que punto nuestras habilidades no pueden llegar o puede hacer falta mejorarlas luego. Pero queda de nuestra parte trabajar nuestra “actitud” ante las situaciones adversas o ventajosas.

Al igual como ese hombre conocía a cada uno de sus siervos, Dios también conoce a cada uno de sus hijos. Entonces muchas veces nuestro problema no es la nuestra aptitud sino nuestra actitud ante las situaciones.

Entonces, ¿Que es la actitud?, ¿como funciona la actitud? y ¿que debo saber sobre la actitud?. Según el diccionario, la actitud está definida como la forma de pensar de un individuo y el comportamiento que emplea para hacer las cosas. Entre otras definiciones que pueden aclarar mejor este concepto están la de R. Jeffress: “La actitud es nuestra respuesta emocional y mental a las circunstancias de la vida”; según W.I. Thomas y F. Znaniecki: “Es la tendencia del individuo a reaccionar, ya sea positiva o negativamente, a cierto valor social”; también según Jack H. Curtis: “Las actitudes son predisposiciones a obrar, percibir, pensar y sentir en relación a los objetos y personas”; y para finalizar, según John C. Maxwell: “La actitud es un sentimiento interior expresado en la conducta”.

Ahora bien, podemos establecer que la actitud está constituida por pensamientos y emociones:

  • Las emociones juegan un papel importante, ya que representa una fuerza impulsora de la actitud.
  • El pensamiento juega un papel importante. Es el encargado de conducir las emociones en una dirección determinada. Es el que “debe” que marca una guía y controla las emociones.

La combinación correcta de ambos factores en la actitud es fundamental para poder ver las cosas de una manera ventajosa. En la vida cristiana, dejamos que muchas veces las emociones tomen el lugar del pensamiento, por lo que solo tendríamos una fuerza para hacer las cosas por Dios pero sin saber que haríamos o para que lo haremos. Es ahí donde adoramos a un Dios que no conocemos, pero lo hacemos sólo porque me emociono al ver a mis amigos o a la familia hacerlo. Pero cuando damos el lugar que merece los pensamientos ahí comprendemos que debemos hacer primero y nos enfocamos en las cosas de Dios y no es las emociones.

“Debemos aprender a usar nuestras emociones para pensar y no a pensar con nuestras emociones.”

Cuando Dios dice que lo amemos con todo el corazón se refiere a esa emoción hacia él, pero también dice: con toda tu mente, lo que quiere decir que tengamos convicción y conocimiento de su plenitud y gloria. Debemos relacionar adecuadamente nuestro corazón  nuestra mente para amar a Dios con emoción y con conocimiento. Es muy difícil enfocar nuestra fe en un dios que no conocemos, pero cuando usamos nuestros pensamientos en Dios y lo conocemos a través de Jesucristo, entonces podemos colocar nuestra fe en un Dios que todo lo puede, lleno de misericordia y el único que nos puede salvar.

Entonces, ¿que debo saber para manejar mis pensamientos a Dios?. El pensamiento está estructurado por dos factores que podemos manejar con más facilidad, estos son el enfoque y el prejuicio.

  • El prejuicio consiste en criticar de forma positiva o negativa una situación o una persona sin tener suficientes elementos previos. En el campo de la psicología, es el modo en el que “vemos la realidad.”
  • El enfoque es el que guía nuestro pensamiento, ya que se encarga de darle un sentido y dirección.

El prejuicio crea límites en nuestra vida, en cambio el enfoque crea un camino a seguir, entonces todos nuestros pensamientos se van guiando por ese enfoque. Si dejas que tus prejuicios dominen tu forma de pesar, simplemente evitarás situaciones, personas, pensamientos, etc. y nunca llegarás a un punto fijo para tus ideas y pensamientos. En cambio si tienes un enfoque, te darás cuenta que muchas de las cosas que hacías o haces no mejoran o afecta tu enfoque y entonces lo desecharás. El tener prejuicios son una amenaza aún mayor cuando somos ignorantes de tal situación, persona, etc. ya que el desconocimiento de tal cosa afecta en gran manera nuestros prejuicios.

“De nada te sirve estar huyendo por tener prejuicios, pero sacarás mucho provecho en tu vida si te propones mentas y te enfocas en ellas.”

En la vida cristiana, no deberías tener prejuicios sobre tu iglesia, familia, amigos, líderes, pastores, etc. en lugar de ello, es mejor que pongas un enfoque hacia un mejor futuro para tu iglesia, familia, amigos, líderes, pastores, etc. Una oración con prejuicios solo hará que te canses, te distraigas e incluso que te desanimes, pero una oración enfocada en una respuesta por parte de Dios desarrolla una fe que va creciendo cada vez mas. Con una predicación con prejuicios, solo hablarás mal de otros, desconfiarás de ti mismo y puede que dudes del poder de Dios, en cambio cuando enfocamos una predica en una enseñanza a quienes lo necesitan, es seguro que esa semilla llegará a tales personas.

El problema del tercer siervo no fue su aptitud, sino su forma de ver las cosas, el enfoque que tenía de su realidad, los conocimientos que tenía o carecía, sus emociones, sus pensamientos, etc. En fin, su problema era su actitud. En el momento que pensó: “me dio miedo, y…”. Vemos que se basó en sus emociones y no supo aprovechar o cambiar ese miedo para su provecho. Pero luego de haber dicho eso, fue que hizo algo, pero condenó sus acciones por esa emoción.

Anuncios

¡Auxiliooooo, mis padres no me dejan vida!

¡No soporto que mis padres me  digan por dónde debo caminar y hacia dónde, cómo debo hablar. Están locos, creen que todo lo que hay a mi alrededor me hará daño, es imposible vivir con ellos. 
Siento que controlan hasta mi manera de respirar, si fuese posible, sé que les encantaría tener un control remoto para manejar hasta mis pensamientos, a veces me siento como un soldado, sólo recibo órdenes y órdenes. 
No puedo más, quisiera que me dejaran ser, quisiera me permitieran vivir mi vida, ellos ya vivieron la suya.
Quiero gritarles y decirles, déjenme tranquilooooo!
______________________________________________
Lo que acabamos de leer es la expresión de muchos jóvenes que  viven o creen vivir en un mundo regido por el control paternal. Quizás algunos puedan tener razón, otros sólo exageran queriendo justificar su mal comportamiento, desobediencia y rebeldía.
.
He tenido el privilegio de compartir con muchos adolescentes y jóvenes, he escuchado de sus labios opiniones como estas hacia sus padres, incluso las he vivido, y hasta he observado discusiones entre padres e hijos luchando cada uno por tomar el control, ¡que ironía por tomar el control!
.
Usted dirá que estoy exagerando pero lamentablemente esta es una de las situaciones que más pueden destacar en las familias de la actualidad; padres e hijos viviendo  como perros y gatos, queriendo cada uno imponer sus decisiones o sus deseos, toda relación se ha quebrantado entre ellos, no existe respeto, no existe consideración, muchos valores se han perdido o muchos valores nunca fueron sembrados; los hijos se sienten ahogados, y los padres sienten perder el control. Es lamentable, sí que lo es, pero es la verdad, es la realidad que se vive.
.
Analizaremos tres escenarios reales de relaciones que existen entre padres e hijos.
.
  • Primer escenario: “Padres Frustrados = Hijos presos
.
.
Muchos padres tuvieron que vivir situaciones difíciles, experiencias dolorosas, experiencias que marcaron su vida, experiencias que nunca pudieron superar, experiencias que le acompañan día a día.
.
Este tipo de padres viven frustrados creyendo que sus vivencias serán heredadas por sus hijos, ¡que gran error!. Cuando las personas no superan situaciones que vivieron en su niñez, adolescencia, juventud,  y hasta en su vida de adultos, se convierten en personas frustradas, sin libertad, y muy inseguros valga destacar;  el carácter y actitud de los padres afecta la vida emocional y desde todo punto de vista de sus hijos; padres sobre protectores, queriendo controlar cada espacio, cada segundo de la vida de sus hijos, lo que genera hijos ahogados, queriendo realizar sus deseos, queriendo tener libertad de escoger, de vivir un día al menos libres de la prisión que sus padres le hacen vivir.
.
-¡Mi madre salió embarazada joven y cree que si yo tengo amigos y comparto con ellos, yo también saldré embarazada, no sé cómo explicarle a mi mamá y que ella entienda que no será así!
-¡Me fui de mi casa, mi padre no me deja vivir, siempre quiere que haga lo que él dispone, que sea como él, yo quiero hacer otras cosas, me gusta la música mi papá la odia, me gusta hablar con mis amigos, ´le cree que todos son malandros!
.
Y más opiniones como estas, podrán escuchar de jóvenes que viven con padres que se comportan de esta manera.
.
  •     Segundo Escenario: “Hijos rebeldes = Padres Preocupados” 
.
.
Es preciso decir que todo tiene un límite, siempre es necesario establecerlo, y en una familia esto no debe ser ajeno; hay tener claro cuáles son los roles de cada uno, los del padre y los del hijo.
.
El entorno puede llegar a afectar tanto al joven, que éstos llegan a adquirir comportamientos y actitudes imposibles de dominar para los padres; pero este tipo de situación pasa en aquellos hogares donde los padres viven tan enfrascados en los quehaceres diarios, en sus propias preocupaciones, en donde que nunca marcaron límites, en donde siempre se ha complacido todo lo que el hijo ha querido sin enseñarle que todo tiene su justo precio, que las cosas se ganan y se consiguen cuando nos esforzamos
.
La preocupación de los padres es la protagonista, y la rebeldía de los hijos impera; en este caso los padres deberían retomar y considerar sus acciones, si no es demasiado tarde, pues los hijos creen tener el control de sus vidas, esto no es sano para ninguna parte.
.
  •   Tercer Escenario: “Padres que saben Amar = Hijos que Aprenden Valores”
.
.
Resalta algo muy importante; la palabra “AMAR”. Hablemos del amor; Dios es amor; ,  así lo establece la Santa Palabra de Dios en el Libro de  1ª Juan 4:8. Conocer a Dios no es sólo saber que existe, quien verdaderamente conoce a Dios ,vive conforme a lo que él ha establecido, no es una ley imperante, es amar a Dios y seguirle con obediencia, es vivir en entrega y adoración a Dios.
.
El amor de Dios, nos revela los principios bajo los cuales debe ser guiada nuestra vida. Cuando los padres son guiados por el amor de Dios, viven el amor de Dios, llevan  una vida conforme al propósito y la voluntad de Él, éstos se encargarán de educar y enseñar a sus hijos los verdaderos valores, crearán un fundamento fuerte, una base bien estructurada en la vida de sus hijos, lo instruyen y guían en el camino del Señor.
.
En este escenario hay padres que aman porque conocieron el amor, padres responsables, que han sabido establecer normas y límites sin necesidad de formar parte del ejército, han demostrado su autoridad, han disciplinado correctamente, han entendido a sus hijos en todo momento porque los escuchan, se han involucrado en sus vidas sin imponerles nada, han aconsejado, han guiado, han dicho No cuando es necesario,… este tipo de escenarios donde los padres actúan de esta manera es el más idóneo; es aquel donde los hijos crecen con amor, y llegan a ser exitosos en sus vidas espirituales y en todos los ámbitos.
__________________________________________________
La palabra de Dios establece:
 .
·         Los hijos deben obedecer a sus padres (Ef. 6:1-3 y Col. 3:20), es justo y es necesario como hijos conocedores de Dios que obedezcas a tus padres, sólo en caso excepcionales, no lo harías, pero se trataría de casos extremos. Cuando sientas que tus padres te asfixian, debes hacerles saber lo que sientes, sin necesidad de llegar a convertirte en un rebelde. El Obedecer a tus padres te hará un joven agradable a Dios, será hecha en tu vida una promesa “Honra a tu padre y a tu Madre para que tus días sean de largo vivir”
.
·         Padres no exasperéis a vuestros hijos (Ef. 6:4 y Col. 3:21), los padres no deben provocar ira en los hijos, es necesario que usen la disciplina, la sabiduría de Dios para enseñar a sus hijos
.
Estos dos pasajes paralelos, nos confronta con nuestra responsabilidad con el deber ser. Los hijos tienen la responsabilidad de obedecer y los padres de no exasperar a sus hijos.  Si bien hacemos esto, la relación padre-hijo será la más fructífera además será agradable a los ojos de Dios, seamos diligentes jóvenes y padres en esto, cada uno tiene su rol, cada uno debe respetar al otro y entender que existen límites, normas, que es necesaria la comunicación y la confianza para el fundamente de la relación.
.
Dios te bendiga…  “Carito

El Gran Mandamiento…

.

“Entonces los fariseos, oyendo que había hecho callar a los saduceos, se juntaron a una. Y uno de ellos, intérprete de la ley, preguntó por tentarle, diciendo: Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?. Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.”

Mateo 22:34-40
.
A Jesús se le preguntó en una ocasión, que cuál era el mandamiento en el que se resumía toda la ley, y Jesús sabiamente le respondió inmediatamente y muy claramente, él dijo: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, toda tu mente, toda tu alma, toda tus fuerzas… Y el segundo es semejante al primero: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo…”
.
Ahora bien, de los 10 mandamientos de moisés, a parte de las incontables leyes que existían en aquella época y antes (revisar Éxodo, Levítico y Deuteronomio), Jesús lo resumió, por así decirlo, en 2 de lo cuáles además dependía toda la ley según lo expresa Jesús, y si lo pensamos, ¿será verdad?
.
.
El primer gran mandamiento es: Amarás al señor tu Dios con… he aquí con qué lo amaremos:
.
1) Todo tu corazón:
La razón por la cual Jesús nos dice que sea con todo nuestro corazón es muy simple, ya que ahí se encuentran nuestros caminos, metas y nuestra voluntad. Por lo tanto Dios quiere que lo amemos, no por obligación, sino por voluntad propia. Cuando dice “nuestro corazón” se refiere a lo más profundo de nuestro ser, y de allí lo importante de cuidarlo y guardarlo como dice las escrituras.
.
2) Toda tu mente:
Tanto en el corazón como en la mente se encuentra nuestra voluntad, pero en éste último también se encuentra el control de lo que haces. Es importante cuidarlo y evitar que nuestra mente quede en manos equivocadas, mediante malos consejos, o al hacer las cosas que a Dios no le agrada. Aquí en nuestra mente se aloja nuestros pensamientos, parte importante a la hora de tomar decisiones, y es por ello que amar a Dios con toda tu mente, quiere decir que en cada momento de nuestro pensamiento, sea agradable a Dios.
.
3) Toda tu alma:
A veces, tomamos decisiones por emociones, lo que nos puede cegar nuestra meta y hacernos equivocar, Dios quiere que no pensemos con nuestras emociones, ya que habrá momentos en los que tal vez el enojo este presente, y muchos sabemos que pensar estando enojado no es muy buena idea. Pero que nuestras emociones estén enfocadas hacia aquel Dios que todo lo sabe y que tiene una respuesta para cada uno de nosotros en cada momento de nuestra vida.
.
4) Toda tus fuerzas:
Cada día necesitamos energía para hacer las cosa que hacemos y tener un ánimo adecuado. Enfocar con energía y ánimo un amor hacia Dios, puede hacer que en el día de hoy, no importa la hora, Dios te pueda hablar o puedas hacer grandes cosas por Dios, y no llevarte por la pereza que siempre está presente y el desánimo que son los obstáculos presentes en nuestro transcurso en esta vida.
.
.
Al leer los mandamientos que Dios le dijo a moisés, notaras prohibiciones como, no mataras, no hurtarás, no codiciarás y no hablarás falso testimonio contra tu prójimo, y vemos que todas estas leyes giran entorno a na persona: “tu prójimo”. Ahora algo de definición, “Prójimo” es un concepto, etimológicamente cognado con próximo, que puede utilizarse como sinónimo de semejante, cercano o vecino; pero que la mayor parte de las veces se usa en contextos religiosos o morales.
.
Ojo, a Jesús se le preguntó en que resumía toda la ley, y después de nombrar el gran mandamiento de Amar a Dios, sigue con este: “Amarás a to prójimo como a ti mismo”, y ¿donde está el no matarás, no hurtarás, no codiciarás, etc.?, ¿según Jesús está permitido?, pues no.
.
.
Pensemos bien cuando Jesús dice: “Amarás a tu prójimo…”, todas las cosas que involucra amor. ¿A tu padre le robarías el carro o a tu madre su bolso?, nos duele cuando a un familiar esta en un hospital en tratamiento crítico, o a un hermano pasando un momento triste. Cuando Jesús nos dice que amemos a nuestro prójimo como a nosotros mismo es ver a cada persona que nos rodea como si fuese parte de nuestra familia, de ahí la razón por el cual está resumida toda la ley. Estrecharle la mano a un amigo y darle un abrazo fuerte, no es amar a un amigo, es simplemente saludar a un amigo, pero preocuparte por él y ver que se encuentre mejor que nosotros mismos, eso es amarlo.
.
El amar a una persona, y desear que esté mejor que uno mismo, es una forma de ver el mundo distinta a lo que estamos acostumbrados. Pero Jesús sabía el destino de cada persona en la tierra y dejó todo, siendo pobre pero teniendo riquezas que nadie puede contar, dejándose golpear e insultar, teniendo el poder más grande conocido por la historia, también siendo el señor de señores y lavarle los pies a sus discípulos, y morir en la cruz, sólo para que tu vivas mejor que Jesús en la tierra, simplemente eso es amor al prójimo.
.
Para finalizar, esta parte de la historia, en Marcos 12:28-34, se encuentra una sabia respuesta de un escriba y  lo importante que es entender este mensaje dentro de nuestro corazón y aplicarlo en la vida diaria, tanto así que dice que es mejor que sacrificios y holocaustos. De esta manera, estás mas cerca del reino de Dios.
.
Bendiciones de parte de Louis.